domingo, 14 de enero de 2018

DORMILONAS

Nunca sabes cuando la creatividad te va a traer una idea, ayer de la manera más tonta llamó a mi puerta. Estaba comiendo nueces y al abrir una en perfecto estado y ver esa cáscara tan redonda y perfecta, decidí que tenía que hacer algo con ella sí o sí.
Y así, pensando un poquito y utilizando unos pocos materiales que había por casa, llegaron las dormilonas.


Las dormilonas son unas criaturas diminutas que duermen en cáscaras de nuez, bien abrigaditas porque el invierno es muy frío.
Para hacerlas solo necesitamos unos pequeños retales de tela, un abalorio de madera redondo, pistola de silicona y la mitad de una cáscara de nuez.


Lo primero es limpiar bien la nuez, luego pintamos una carita al abalorio de madera (ojos cerrados, labios y coloretes), forramos la cáscara con un retalito de tela que asome a modo de colchón.
Pegamos el abalorio en un extremo de la colcha (centrado) con la pistola de silicona o pegamento fuerte.
Colocamos otro retalito de tela sobre el anterior, de manera que asome la cabeza y quede colocado sobre el colchón a modo de sábana.
Como detalle decorativo y para tapar el agujero del abalorio, le he puesto un gorrito con una flor de fieltro, también podemos poner lana a modo de pelo o dejarlo sin nada.


La parte trasera de la nuez queda tal cual, por eso cuanto más entera esté mejor.


Podemos poner a las dormilonas en una estantería, en casitas de muñecas o velando nuestro sueño en la mesilla de noche.


Son una monada y muy fáciles de hacer, se puede pedir ayuda a los peques de casa para recortar los retales o pegarlos. ¿Qué os parece la idea?

2 comentarios:

  1. Super graciosas Mayte! son una cucada.
    Una idea muy chula y como tu dices,te pueden ayudar los peques.
    Muchos besos! :)

    ResponderEliminar